Tableros que se pueden utilizar en nuestras Mamparas

Las medidas habituales de los tableros suelen ser:

  • 2,44 mts. x 1,22 mts.
  • 2,60 mts. x 2,05 mts.
  • 3,66 mts. x 1,83 mts.

En grosores de 10, 12, 13, 16, 19 y 22 mm.

Recomendamos al comprar los tableros, el de 2,44 mts. x 1,22 mts. y 16 mm de grosor y pedir que nos los escuadren a 2,422 mts de alto, repartiéndolo en pie y cabeza, para dejar la altura total final de 2,50 mts. y dejar el 1,22 mts de ancho para el acabado monopanel.

MDF

También se le llama DM o tablero de fibra de densidad media.

Está fabricado a partir de elementos fibrosos básicos de madera prensados en seco. Se utiliza como aglutinante un adhesivo de resina sintética.

Presenta una estructura uniforme y homogénea y una textura fina que permite que sus dos caras y sus cantos tengan un acabado perfecto. Se trabaja prácticamente igual que la madera maciza, pudiéndose fresar y tallar incluso los cantos. La estabilidad dimensional, al contrario que la madera maciza, es óptima, pero su peso es muy elevado. Constituye una base excelente para las chapas de madera. Es perfecto para lacar o pintar. También se puede barnizar. Se encola (con cola blanca) fácilmente y sin problemas. Es comercializado en grosores desde 2,5 mm a 4 cm o más. La medida del tablero es de 244 x 122 cm. Suele ser de color marrón medio-oscuro y es un tablero barato.

AGLOMERADO SIN CUBRIR

Es un tablero fabricado con pequeñas virutas de madera encoladas a presión y sin ningún acabado posterior.

Existen principalmente tres tipos de aglomerado según su fabricación: de una capa, de densidad graduada y de tres capas. En el de una capa las virutas son de tamaño semejante y están distribuidas de manera uniforme, resultando una superficie relativamente basta por lo que no admite bien ningún acabado. El de densidad graduada tiene virutas muy finas en las superficies y más bastas en el núcleo siguiendo una transición uniforme. Su superficie es más suave y permite ciertos acabados. El de tres capas tiene el núcleo formado por virutas dispuestas entre dos capas exteriores de partículas muy finas de alta densidad y con alta proporción de resina, lo que da lugar a una superficie muy suave y apta para recibir la mayor parte de los acabados y recubrimientos.

Suele ser de color marrón claro moteado y sus cantos son más bastos que la superficie (aglomerado de tres capas). Como consecuencia, los cantos no admiten bien el fresado ni el pintado. Sin embargo su superficie se puede pintar sin problema y admite perfectamente ser chapada o plastificada.

AGLOMERADO PLASTIFICADO

Es un aglomerado (de 3 capas) que recibe en sus caras un recubrimiento de melamina (es un tipo de plástico) en colores lisos o de imitación de maderas, granitos, etc. Durante el plastificado se produce la polimerización de la melamina introduciéndose en los poros del tablero y proporcionando un agarre perfecto. La melamina es una barrera contra la humedad, el vapor, los agentes químicos, la erosión y el rayado.

Las imitaciones de madera de la melamina son cada vez más perfectas, pues actualmente se utilizan para su fabricación fotos reales de maderas transformadas mediante programas de ordenador, y en algunos casos es difícil distinguirla de una madera barnizada, sobre todo para un profano en la materia. La melamina puede ser lisa, con acabado poro o catedral, o con acabado lluvia. El acabado poro o catedral  consiste en grabar suavemente la veta de la madera para que sea perceptible a la vista y al tacto. El acabado lluvia es un grabado de pequeñas rayitas a modo de lluvia. El grosor de la melamina determina la calidad del tablero.

Durante el proceso de fabricación se produce la polimeración de la melamina, introduciéndose ésta en el tablero, proporcionando un agarre perfecto. También debido a la polimeración de la melamina, se provoca que ésta fluya en la superficie, proporcionando un cerramiento y un acabado excelente. Debido a estos procesos, el tablero de melamina adquiere unas características propias, que lo hacen más resistente a la acción de agentes externos como el vapor de agua, los agentes químicos, la erosión, el rayado, las altas temperaturas, etc.

No admite ningún tipo de acabado y es necesario rematar los cantos vistos con cinta de cantear o moldura en la BASS SYSTEM Doble. Se limpia con un trapo húmedo y jabón neutro. Es el que le recomendamos ya que es un tablero barato y decorativo con varias posibilidades de acabados.

AGLOMERADO CHAPADO

Es un aglomerado (de tres capas) al que se le ha pegado en sus caras chapa de madera natural.

Viene ya lijado para permitir darle el acabado directamente, aunque siempre conviene pasarle antes una lana de acero 00 ó 000 en el sentido de la veta. Se puede teñir, barnizar, encerar, pintar y lacar. Los cantos vistos hay que rematarlos con cinta de cantear o moldura. No es un tablero muy barato y su precio es muy variable dependiendo del tipo de madera usada en la chapa. Se comercializa en los mismos grosores que el resto.

CONTRACHAPADO  

Existen diferentes tipos de contrachapados según los diferentes usos y en función de la especie de madera utilizada, el tipo de encolado y la calidad de las chapas. La construcción de todos ellos se basa en la superposición de placas o chapas estructurales de madera alternando el sentido de la fibra y pegadas entre sí. Deben ser simétricos con respecto a la placa o placas centrales (alma). Esta disposición alterna de las fibras (en ángulo recto) es lo que le da una gran estabilidad dimensional, una gran resistencia al alabeo y una no dirección natural de ruptura. Existe también el contrachapado al hilo (las fibras de cada chapa van en la misma dirección) que se utiliza principalmente como sustitutivo de la madera maciza en los laterales de cajones.

La calidad de un contrachapado viene dada por la calidad de sus chapas y el tipo de adhesivo empleado en su fabricación. Existen las siguientes clases de contrachapado:

  1. Contrachapado de interior. Sirve para aplicaciones de interior no estructurales y normalmente tiene una cara de mayor calidad que la otra.
  2. Contrachapado de exterior. Los hay para exposición total o parcial al exterior y sirve para aplicaciones no estructurales.
  3. Contrachapado náutico. Es un contrachapado estructural de alta calidad con las dos caras de calidad fabricado principalmente para usos náuticos. 4.- Contrachapado estructural. Está indicado para usos industriales en los que la resistencia y durabilidad son las características primordiales. Las caras suelen ser de peor calidad.

También encontraran en los almacenes de madera o bricolaje contrachapados de 4mm con una de sus caras con chapa de pino, sapely, haya o roble. Actualmente estos tableros se están haciendo de MDF chapado para que se tuerzan menos.

El contrachapado de interior es un tablero muy ligero y no es muy barato debido a su proceso de fabricación. Sus principales usos son la carpintería de interior, traseras y fondos de cajones en muebles de calidad, marquetería, maquetas, manualidades, armazones y embalajes. También puede servir para el forrado decorativo de paredes e interiores de armario.

Las medidas habituales de los tableros suelen ser:

  • 2,44 mts. x 1,22 mts.
  • 2,60 mts. x 2,05 mts.
  • 3,66 mts. x 1,83 mts.

En grosores de 10, 12, 13, 16, 19 y 22 mm.

Recomendamos al comprar los tableros, el de 2,44 mts. x 1,22 mts. y 16 mm de grosor y pedir que nos los escuadren a 2,422 mts de alto, repartiéndolo en pie y cabeza, para dejar la altura total final de 2,50 mts. y dejar el 1,22 mts de ancho para el acabado monopanel.

MDF

También se le llama DM o tablero de fibra de densidad media.

Está fabricado a partir de elementos fibrosos básicos de madera prensados en seco. Se utiliza como aglutinante un adhesivo de resina sintética.

Presenta una estructura uniforme y homogénea y una textura fina que permite que sus dos caras y sus cantos tengan un acabado perfecto. Se trabaja prácticamente igual que la madera maciza, pudiéndose fresar y tallar incluso los cantos. La estabilidad dimensional, al contrario que la madera maciza, es óptima, pero su peso es muy elevado. Constituye una base excelente para las chapas de madera. Es perfecto para lacar o pintar. También se puede barnizar. Se encola (con cola blanca) fácilmente y sin problemas. Es comercializado en grosores desde 2,5 mm a 4 cm o más. La medida del tablero es de 244 x 122 cm. Suele ser de color marrón medio-oscuro y es un tablero barato.

AGLOMERADO SIN CUBRIR

Es un tablero fabricado con pequeñas virutas de madera encoladas a presión y sin ningún acabado posterior.

Existen principalmente tres tipos de aglomerado según su fabricación: de una capa, de densidad graduada y de tres capas. En el de una capa las virutas son de tamaño semejante y están distribuidas de manera uniforme, resultando una superficie relativamente basta por lo que no admite bien ningún acabado. El de densidad graduada tiene virutas muy finas en las superficies y más bastas en el núcleo siguiendo una transición uniforme. Su superficie es más suave y permite ciertos acabados. El de tres capas tiene el núcleo formado por virutas dispuestas entre dos capas exteriores de partículas muy finas de alta densidad y con alta proporción de resina, lo que da lugar a una superficie muy suave y apta para recibir la mayor parte de los acabados y recubrimientos.

Suele ser de color marrón claro moteado y sus cantos son más bastos que la superficie (aglomerado de tres capas). Como consecuencia, los cantos no admiten bien el fresado ni el pintado. Sin embargo su superficie se puede pintar sin problema y admite perfectamente ser chapada o plastificada.

AGLOMERADO PLASTIFICADO

Es un aglomerado (de 3 capas) que recibe en sus caras un recubrimiento de melamina (es un tipo de plástico) en colores lisos o de imitación de maderas, granitos, etc. Durante el plastificado se produce la polimerización de la melamina introduciéndose en los poros del tablero y proporcionando un agarre perfecto. La melamina es una barrera contra la humedad, el vapor, los agentes químicos, la erosión y el rayado.

Las imitaciones de madera de la melamina son cada vez más perfectas, pues actualmente se utilizan para su fabricación fotos reales de maderas transformadas mediante programas de ordenador, y en algunos casos es difícil distinguirla de una madera barnizada, sobre todo para un profano en la materia. La melamina puede ser lisa, con acabado poro o catedral, o con acabado lluvia. El acabado poro o catedral  consiste en grabar suavemente la veta de la madera para que sea perceptible a la vista y al tacto. El acabado lluvia es un grabado de pequeñas rayitas a modo de lluvia. El grosor de la melamina determina la calidad del tablero.

Durante el proceso de fabricación se produce la polimeración de la melamina, introduciéndose ésta en el tablero, proporcionando un agarre perfecto. También debido a la polimeración de la melamina, se provoca que ésta fluya en la superficie, proporcionando un cerramiento y un acabado excelente. Debido a estos procesos, el tablero de melamina adquiere unas características propias, que lo hacen más resistente a la acción de agentes externos como el vapor de agua, los agentes químicos, la erosión, el rayado, las altas temperaturas, etc.

No admite ningún tipo de acabado y es necesario rematar los cantos vistos con cinta de cantear o moldura en la BASS SYSTEM Doble. Se limpia con un trapo húmedo y jabón neutro. Es el que le recomendamos ya que es un tablero barato y decorativo con varias posibilidades de acabados.

AGLOMERADO CHAPADO

Es un aglomerado (de tres capas) al que se le ha pegado en sus caras chapa de madera natural.

Viene ya lijado para permitir darle el acabado directamente, aunque siempre conviene pasarle antes una lana de acero 00 ó 000 en el sentido de la veta. Se puede teñir, barnizar, encerar, pintar y lacar. Los cantos vistos hay que rematarlos con cinta de cantear o moldura. No es un tablero muy barato y su precio es muy variable dependiendo del tipo de madera usada en la chapa. Se comercializa en los mismos grosores que el resto.

CONTRACHAPADO  

Existen diferentes tipos de contrachapados según los diferentes usos y en función de la especie de madera utilizada, el tipo de encolado y la calidad de las chapas. La construcción de todos ellos se basa en la superposición de placas o chapas estructurales de madera alternando el sentido de la fibra y pegadas entre sí. Deben ser simétricos con respecto a la placa o placas centrales (alma). Esta disposición alterna de las fibras (en ángulo recto) es lo que le da una gran estabilidad dimensional, una gran resistencia al alabeo y una no dirección natural de ruptura. Existe también el contrachapado al hilo (las fibras de cada chapa van en la misma dirección) que se utiliza principalmente como sustitutivo de la madera maciza en los laterales de cajones.

La calidad de un contrachapado viene dada por la calidad de sus chapas y el tipo de adhesivo empleado en su fabricación. Existen las siguientes clases de contrachapado:

  1. Contrachapado de interior. Sirve para aplicaciones de interior no estructurales y normalmente tiene una cara de mayor calidad que la otra.
  2. Contrachapado de exterior. Los hay para exposición total o parcial al exterior y sirve para aplicaciones no estructurales.
  3. Contrachapado náutico. Es un contrachapado estructural de alta calidad con las dos caras de calidad fabricado principalmente para usos náuticos. 4.- Contrachapado estructural. Está indicado para usos industriales en los que la resistencia y durabilidad son las características primordiales. Las caras suelen ser de peor calidad.

También encontraran en los almacenes de madera o bricolaje contrachapados de 4mm con una de sus caras con chapa de pino, sapely, haya o roble. Actualmente estos tableros se están haciendo de MDF chapado para que se tuerzan menos.

El contrachapado de interior es un tablero muy ligero y no es muy barato debido a su proceso de fabricación. Sus principales usos son la carpintería de interior, traseras y fondos de cajones en muebles de calidad, marquetería, maquetas, manualidades, armazones y embalajes. También puede servir para el forrado decorativo de paredes e interiores de armario.

Les dimensions habituelles de panneaux sont : • 2,50 mètres  x 1,25 mètres. • 2.80 mètres  x 2,07 mètres. • 5,60 mètres. x 2.07 mètres. D’une épaisseur de 10, 12, 13, 15, 16, 19 et 22 mm. Lors de l’achat des panneaux  de 2,50 mètres. x 1,25 mètres. et 16 mm d’épaisseur , nous vous recommandons de demandez une coupe en equerre à 2.422 mètres, pour obtenir une hauteur finale totale de 2,50, et laisser le panneau de 1,22 m de large, pour le montage de panneaux encastrés. MDF Aussi appelé DM ou panneaux de fibres à  densité moyenne. Il est fabriqué à partir de fibres de bois pressé a sec. Une colle de résine synthétique est utilisée comme liant. Il présente une structure uniforme et homogène et une texture fine qui permet que les deux faces et les arêtes aient une finition parfaite. Il peut être travaiilé de la même façon que le bois massif, mème les bords peuvent être fraisés et percés  La stabilité dimensionnelle, à différence du bois massif, est optimale, mais leur poids est très élevé. C’est une excellente base pour le contreplaqué. Il est parfaitement utilisable pour le laquage ou la peintureainsi que le vernis. Il se colle (avec de la colle blanche) facilement et sans aucun problème. Il est commercialisé dans des épaisseurs de 2,5 mm à 40 mm ou plus. Les dimensions du panneau sont 250 x 125cm. Habituellement il est d’une couleur brun  foncé,et il est bon marché. AGGLOMÉRÉ  BRUT C’est un panneau fait de petits copeaux de bois collées sous pression et sans aucune finition ultérieure. Il y a principalement trois types d’aggloméré selon sa fabrication : une seul  couche, de densité graduelle, et trois couches. Dans celui d’une couche les copeaux sont de taille semblable et sont distribués uniformément, résultant une surface relativement grossière, donc il ne supporte aucune finition. Celui de densité graduelle a des très fines particules en surface et plus grossièrs au centre, avec une transition graduelle. Sa surface est fine et permet  certaines finitions. Celui de trois couches a le centre conformé par  des copeaux de moindre densité entre  deux couches externes de très fines particules de haute densité et avec une forte proportion de résine, résultant une surface très lisse appropriée pour recevoir la plupart des revêtements et finitions. Il est généralement de couleur brun  tacheté et les bords sont plus rugueux que la surface (aggloméré de trois couches). En conséquence,les  bords ne supportent pas bien le fraisage ou la peinture. Toutefois, sa surface peut être peinte facilement et supporte parfaitement le contreplaqué ou stratifié. AGGLOMÉRÉ + MELAMINE C’est un panneau de 3 couches qui reçoit un revêtement de mélamine (c’est un type de plastique) en couleurs clairs ou imitation de bois, granit, etc.. Pendant le processus de lamination se produit  la polymérisation de la mélamine qui entre dans les pores du panneau offrant une adhérence parfaite.La  mélamine est une barrière contre l’humidité,  la vapeur, les produits chimiques, l’érosion et les égratignures. Les imitation bois de la mélamine deviennent de plus en plus parfaites, car actuellement des photos réelles de bois traités par des moyens informatiques  sont utilisées dans sa fabrication, et dans certains cas, il est difficile de la distinguer d’un bois verni, surtout pour un profane. La mélamine peut être lisse, avec des pores type cathédrale, ou avec finition pluie. La finition pore ou cathédrale resulta d’une gravure superficielle des  fibres du bois pour être perceptible à l’œil et au toucher. La finition pluie est une gravure de petits tirets à mode de pluie. L’épaisseur de la mélamine détermine la qualité du panneau. Pendant le processus de fabrication,  se produit  la polymérisation de la mélamine, qui s’infiltre dans le panneau, offrant une adhérence parfaite. En raison de la polymérisation de la mélamine celle ci flue à la surface, fournissant un recouvrement et une excellente finition. En raison de ces processus, le panneau de mélamine acquiert des caractéristiques propres qui le rendent plus résistant à l’action des agents externes tels que la vapeur d’eau, des agents chimiques, l’érosion, les rayures, des températures élevées, etc. Ne supporte aucune finition et il est nécessaires de finir les bords vu, avec du ruban de bordure sur la BASS SYSTEM double. Il se nettoye avec un chiffon humide et un savon doux. C’est celui  que nous recommandons car c’est un panneau  bon marché et décoratif avec plusieurs options de finition. AGGLOMÉRÉ PLAQUÉ Il s’agit d’un combiné (trois couches) qui a sur les faces un plaquage en bois naturel. Il est fournit  poncé pour lui donner la finition directement. Mais il est toutefoie recommendé de  poncer  un peu avec de la laine d’acier 00 ou 000 dans le sens des fibres. Vous pouvez utiliser, teinture, vernis, cire, peinture et laque. Il faut finir les bord vifs  avec des bandes de bordure ou de moulage. Il n’est pas très bon marché et son prix varie grandement selon le type de bois utilisé. Il est commercialisé dans la même épaisseur que le reste. CONTRE-PLAQUÉ Il y a différents types de contreplaqué selon les différents usages et en fonction de l’espèce du bois utilisé, le type et la qualité du collage des feuilles. Leur construction est basé sur la superposition de plaques ou de feuilles structurelles de bois en alternant la direction des fibres, et collés ensemble. Ils doivent être symétriques par rapport aux couches centrales (l’âme). Cette disposition alternative des fibres (en angle droit) lui donne une grande stabilité dimensionnelle, haute résistance à la déformation et aucune direction naturelle de rupture. Il y a aussi le contre-plaqué fil sur fil (les fibres  de chaque lamelle sont dans le même sens) qui est principalement utilisé pour remplacer le bois massif sur les côtés de tiroirs. La qualité d’un contreplaqué est donnée par la qualité de ses plaques et le type de colle utilisé dans leur fabrication. Voir les types suivants de contreplaqué:

  1. Contreplaqué intérieur. Utilisé pour des intérieurs non-structurels  et généralement une face est d’une qualité supérieure à l’autre.
  2. Contreplaqué extérieur. Pour l’exposition totale ou partielle à l’extérieur et sert à des applications non structurels.
  3.  Contreplaqué marine. Il s’agit d’un contreplaqué de haute qualité structurel avec deux faces de qualité, fabriqués principalement pour utilisation en ambiance marine.
  4. Contreplaqué structurel. Il est adapté pour des applications industrielles où la resistance et la durabilité sont les principales caractéristiques. Les faces sont généralement de qualité inférieure.

On trouve également dans les magasins de bois ou de bricolage du contre-plaqué de 4 mm avec une face de pin, sapelli, hêtre ou chêne. Actuellement, ces panneaux sont faits à partir du plaquage MDF pour moins de déformations. Le contreplaqué intérieur est très léger mais pas bon marché en raison de son processus de fabrication. Ses principales utilisations sont les boiseries d’intérieur, les dos et fonds de tiroir dans des meubles de qualité,  marqueterie, modèles, artisanat, encadrement et emballage. Il peut également servir pour fourrer l’intérieur des placards. Les dimensions habituelles de panneaux sont : • 2,50 mètres  x 1,25 mètres. • 2.80 mètres  x 2,07 mètres. • 5,60 mètres. x 2.07 mètres. D’une épaisseur de 10, 12, 13, 15, 16, 19 et 22 mm. Lors de l’achat des panneaux  de 2,50 mètres. x 1,25 mètres. et 16 mm d’épaisseur , nous vous recommandons de demandez une coupe en equerre à 2.422 mètres, pour obtenir une hauteur finale totale de 2,50, et laisser le panneau de 1,22 m de large, pour le montage de panneaux encastrés. MDF Aussi appelé DM ou panneaux de fibres à  densité moyenne. Il est fabriqué à partir de fibres de bois pressé a sec. Une colle de résine synthétique est utilisée comme liant. Il présente une structure uniforme et homogène et une texture fine qui permet que les deux faces et les arêtes aient une finition parfaite. Il peut être travaiilé de la même façon que le bois massif, mème les bords peuvent être fraisés et percés  La stabilité dimensionnelle, à différence du bois massif, est optimale, mais leur poids est très élevé. C’est une excellente base pour le contreplaqué. Il est parfaitement utilisable pour le laquage ou la peintureainsi que le vernis. Il se colle (avec de la colle blanche) facilement et sans aucun problème. Il est commercialisé dans des épaisseurs de 2,5 mm à 40 mm ou plus. Les dimensions du panneau sont 250 x 125cm. Habituellement il est d’une couleur brun  foncé,et il est bon marché. AGGLOMÉRÉ  BRUT C’est un panneau fait de petits copeaux de bois collées sous pression et sans aucune finition ultérieure. Il y a principalement trois types d’aggloméré selon sa fabrication : une seul  couche, de densité graduelle, et trois couches. Dans celui d’une couche les copeaux sont de taille semblable et sont distribués uniformément, résultant une surface relativement grossière, donc il ne supporte aucune finition. Celui de densité graduelle a des très fines particules en surface et plus grossièrs au centre, avec une transition graduelle. Sa surface est fine et permet  certaines finitions. Celui de trois couches a le centre conformé par  des copeaux de moindre densité entre  deux couches externes de très fines particules de haute densité et avec une forte proportion de résine, résultant une surface très lisse appropriée pour recevoir la plupart des revêtements et finitions. Il est généralement de couleur brun  tacheté et les bords sont plus rugueux que la surface (aggloméré de trois couches). En conséquence,les  bords ne supportent pas bien le fraisage ou la peinture. Toutefois, sa surface peut être peinte facilement et supporte parfaitement le contreplaqué ou stratifié. AGGLOMÉRÉ + MELAMINE C’est un panneau de 3 couches qui reçoit un revêtement de mélamine (c’est un type de plastique) en couleurs clairs ou imitation de bois, granit, etc.. Pendant le processus de lamination se produit  la polymérisation de la mélamine qui entre dans les pores du panneau offrant une adhérence parfaite.La  mélamine est une barrière contre l’humidité,  la vapeur, les produits chimiques, l’érosion et les égratignures. Les imitation bois de la mélamine deviennent de plus en plus parfaites, car actuellement des photos réelles de bois traités par des moyens informatiques  sont utilisées dans sa fabrication, et dans certains cas, il est difficile de la distinguer d’un bois verni, surtout pour un profane. La mélamine peut être lisse, avec des pores type cathédrale, ou avec finition pluie. La finition pore ou cathédrale resulta d’une gravure superficielle des  fibres du bois pour être perceptible à l’œil et au toucher. La finition pluie est une gravure de petits tirets à mode de pluie. L’épaisseur de la mélamine détermine la qualité du panneau. Pendant le processus de fabrication,  se produit  la polymérisation de la mélamine, qui s’infiltre dans le panneau, offrant une adhérence parfaite. En raison de la polymérisation de la mélamine celle ci flue à la surface, fournissant un recouvrement et une excellente finition. En raison de ces processus, le panneau de mélamine acquiert des caractéristiques propres qui le rendent plus résistant à l’action des agents externes tels que la vapeur d’eau, des agents chimiques, l’érosion, les rayures, des températures élevées, etc. Ne supporte aucune finition et il est nécessaires de finir les bords vu, avec du ruban de bordure sur la BASS SYSTEM double. Il se nettoye avec un chiffon humide et un savon doux. C’est celui  que nous recommandons car c’est un panneau  bon marché et décoratif avec plusieurs options de finition. AGGLOMÉRÉ PLAQUÉ Il s’agit d’un combiné (trois couches) qui a sur les faces un plaquage en bois naturel. Il est fournit  poncé pour lui donner la finition directement. Mais il est toutefoie recommendé de  poncer  un peu avec de la laine d’acier 00 ou 000 dans le sens des fibres. Vous pouvez utiliser, teinture, vernis, cire, peinture et laque. Il faut finir les bord vifs  avec des bandes de bordure ou de moulage. Il n’est pas très bon marché et son prix varie grandement selon le type de bois utilisé. Il est commercialisé dans la même épaisseur que le reste. CONTRE-PLAQUÉ Il y a différents types de contreplaqué selon les différents usages et en fonction de l’espèce du bois utilisé, le type et la qualité du collage des feuilles. Leur construction est basé sur la superposition de plaques ou de feuilles structurelles de bois en alternant la direction des fibres, et collés ensemble. Ils doivent être symétriques par rapport aux couches centrales (l’âme). Cette disposition alternative des fibres (en angle droit) lui donne une grande stabilité dimensionnelle, haute résistance à la déformation et aucune direction naturelle de rupture. Il y a aussi le contre-plaqué fil sur fil (les fibres  de chaque lamelle sont dans le même sens) qui est principalement utilisé pour remplacer le bois massif sur les côtés de tiroirs. La qualité d’un contreplaqué est donnée par la qualité de ses plaques et le type de colle utilisé dans leur fabrication. Voir les types suivants de contreplaqué:

  1. Contreplaqué intérieur. Utilisé pour des intérieurs non-structurels  et généralement une face est d’une qualité supérieure à l’autre.
  2. Contreplaqué extérieur. Pour l’exposition totale ou partielle à l’extérieur et sert à des applications non structurels.
  3.  Contreplaqué marine. Il s’agit d’un contreplaqué de haute qualité structurel avec deux faces de qualité, fabriqués principalement pour utilisation en ambiance marine.
  4. Contreplaqué structurel. Il est adapté pour des applications industrielles où la resistance et la durabilité sont les principales caractéristiques. Les faces sont généralement de qualité inférieure.

On trouve également dans les magasins de bois ou de bricolage du contre-plaqué de 4 mm avec une face de pin, sapelli, hêtre ou chêne. Actuellement, ces panneaux sont faits à partir du plaquage MDF pour moins de déformations. Le contreplaqué intérieur est très léger mais pas bon marché en raison de son processus de fabrication. Ses principales utilisations sont les boiseries d’intérieur, les dos et fonds de tiroir dans des meubles de qualité,  marqueterie, modèles, artisanat, encadrement et emballage. Il peut également servir pour fourrer l’intérieur des placards.

Las medidas habituales de los tableros suelen ser:

  • 2,44 mts. x 1,22 mts.
  • 2,60 mts. x 2,05 mts.
  • 3,66 mts. x 1,83 mts.

En grosores de 10, 12, 13, 16, 19 y 22 mm.

Recomendamos al comprar los tableros, el de 2,44 mts. x 1,22 mts. y 16 mm de grosor y pedir que nos los escuadren a 2,422 mts de alto, repartiéndolo en pie y cabeza, para dejar la altura total final de 2,50 mts. y dejar el 1,22 mts de ancho para el acabado monopanel.

MDF

También se le llama DM o tablero de fibra de densidad media.

Está fabricado a partir de elementos fibrosos básicos de madera prensados en seco. Se utiliza como aglutinante un adhesivo de resina sintética.

Presenta una estructura uniforme y homogénea y una textura fina que permite que sus dos caras y sus cantos tengan un acabado perfecto. Se trabaja prácticamente igual que la madera maciza, pudiéndose fresar y tallar incluso los cantos. La estabilidad dimensional, al contrario que la madera maciza, es óptima, pero su peso es muy elevado. Constituye una base excelente para las chapas de madera. Es perfecto para lacar o pintar. También se puede barnizar. Se encola (con cola blanca) fácilmente y sin problemas. Es comercializado en grosores desde 2,5 mm a 4 cm o más. La medida del tablero es de 244 x 122 cm. Suele ser de color marrón medio-oscuro y es un tablero barato.

AGLOMERADO SIN CUBRIR

Es un tablero fabricado con pequeñas virutas de madera encoladas a presión y sin ningún acabado posterior.

Existen principalmente tres tipos de aglomerado según su fabricación: de una capa, de densidad graduada y de tres capas. En el de una capa las virutas son de tamaño semejante y están distribuidas de manera uniforme, resultando una superficie relativamente basta por lo que no admite bien ningún acabado. El de densidad graduada tiene virutas muy finas en las superficies y más bastas en el núcleo siguiendo una transición uniforme. Su superficie es más suave y permite ciertos acabados. El de tres capas tiene el núcleo formado por virutas dispuestas entre dos capas exteriores de partículas muy finas de alta densidad y con alta proporción de resina, lo que da lugar a una superficie muy suave y apta para recibir la mayor parte de los acabados y recubrimientos.

Suele ser de color marrón claro moteado y sus cantos son más bastos que la superficie (aglomerado de tres capas). Como consecuencia, los cantos no admiten bien el fresado ni el pintado. Sin embargo su superficie se puede pintar sin problema y admite perfectamente ser chapada o plastificada.

AGLOMERADO PLASTIFICADO

Es un aglomerado (de 3 capas) que recibe en sus caras un recubrimiento de melamina (es un tipo de plástico) en colores lisos o de imitación de maderas, granitos, etc. Durante el plastificado se produce la polimerización de la melamina introduciéndose en los poros del tablero y proporcionando un agarre perfecto. La melamina es una barrera contra la humedad, el vapor, los agentes químicos, la erosión y el rayado.

Las imitaciones de madera de la melamina son cada vez más perfectas, pues actualmente se utilizan para su fabricación fotos reales de maderas transformadas mediante programas de ordenador, y en algunos casos es difícil distinguirla de una madera barnizada, sobre todo para un profano en la materia. La melamina puede ser lisa, con acabado poro o catedral, o con acabado lluvia. El acabado poro o catedral  consiste en grabar suavemente la veta de la madera para que sea perceptible a la vista y al tacto. El acabado lluvia es un grabado de pequeñas rayitas a modo de lluvia. El grosor de la melamina determina la calidad del tablero.

Durante el proceso de fabricación se produce la polimeración de la melamina, introduciéndose ésta en el tablero, proporcionando un agarre perfecto. También debido a la polimeración de la melamina, se provoca que ésta fluya en la superficie, proporcionando un cerramiento y un acabado excelente. Debido a estos procesos, el tablero de melamina adquiere unas características propias, que lo hacen más resistente a la acción de agentes externos como el vapor de agua, los agentes químicos, la erosión, el rayado, las altas temperaturas, etc.

No admite ningún tipo de acabado y es necesario rematar los cantos vistos con cinta de cantear o moldura en la BASS SYSTEM Doble. Se limpia con un trapo húmedo y jabón neutro. Es el que le recomendamos ya que es un tablero barato y decorativo con varias posibilidades de acabados.

AGLOMERADO CHAPADO

Es un aglomerado (de tres capas) al que se le ha pegado en sus caras chapa de madera natural.

Viene ya lijado para permitir darle el acabado directamente, aunque siempre conviene pasarle antes una lana de acero 00 ó 000 en el sentido de la veta. Se puede teñir, barnizar, encerar, pintar y lacar. Los cantos vistos hay que rematarlos con cinta de cantear o moldura. No es un tablero muy barato y su precio es muy variable dependiendo del tipo de madera usada en la chapa. Se comercializa en los mismos grosores que el resto.

CONTRACHAPADO  

Existen diferentes tipos de contrachapados según los diferentes usos y en función de la especie de madera utilizada, el tipo de encolado y la calidad de las chapas. La construcción de todos ellos se basa en la superposición de placas o chapas estructurales de madera alternando el sentido de la fibra y pegadas entre sí. Deben ser simétricos con respecto a la placa o placas centrales (alma). Esta disposición alterna de las fibras (en ángulo recto) es lo que le da una gran estabilidad dimensional, una gran resistencia al alabeo y una no dirección natural de ruptura. Existe también el contrachapado al hilo (las fibras de cada chapa van en la misma dirección) que se utiliza principalmente como sustitutivo de la madera maciza en los laterales de cajones.

La calidad de un contrachapado viene dada por la calidad de sus chapas y el tipo de adhesivo empleado en su fabricación. Existen las siguientes clases de contrachapado:

  1. Contrachapado de interior. Sirve para aplicaciones de interior no estructurales y normalmente tiene una cara de mayor calidad que la otra.
  2. Contrachapado de exterior. Los hay para exposición total o parcial al exterior y sirve para aplicaciones no estructurales.
  3. Contrachapado náutico. Es un contrachapado estructural de alta calidad con las dos caras de calidad fabricado principalmente para usos náuticos. 4.- Contrachapado estructural. Está indicado para usos industriales en los que la resistencia y durabilidad son las características primordiales. Las caras suelen ser de peor calidad.

También encontraran en los almacenes de madera o bricolaje contrachapados de 4mm con una de sus caras con chapa de pino, sapely, haya o roble. Actualmente estos tableros se están haciendo de MDF chapado para que se tuerzan menos.

El contrachapado de interior es un tablero muy ligero y no es muy barato debido a su proceso de fabricación. Sus principales usos son la carpintería de interior, traseras y fondos de cajones en muebles de calidad, marquetería, maquetas, manualidades, armazones y embalajes. También puede servir para el forrado decorativo de paredes e interiores de armario.

Las medidas habituales de los tableros suelen ser:

  • 2,44 mts. x 1,22 mts.
  • 2,60 mts. x 2,05 mts.
  • 3,66 mts. x 1,83 mts.

En grosores de 10, 12, 13, 16, 19 y 22 mm.

Recomendamos al comprar los tableros, el de 2,44 mts. x 1,22 mts. y 16 mm de grosor y pedir que nos los escuadren a 2,422 mts de alto, repartiéndolo en pie y cabeza, para dejar la altura total final de 2,50 mts. y dejar el 1,22 mts de ancho para el acabado monopanel.

MDF

También se le llama DM o tablero de fibra de densidad media.

Está fabricado a partir de elementos fibrosos básicos de madera prensados en seco. Se utiliza como aglutinante un adhesivo de resina sintética.

Presenta una estructura uniforme y homogénea y una textura fina que permite que sus dos caras y sus cantos tengan un acabado perfecto. Se trabaja prácticamente igual que la madera maciza, pudiéndose fresar y tallar incluso los cantos. La estabilidad dimensional, al contrario que la madera maciza, es óptima, pero su peso es muy elevado. Constituye una base excelente para las chapas de madera. Es perfecto para lacar o pintar. También se puede barnizar. Se encola (con cola blanca) fácilmente y sin problemas. Es comercializado en grosores desde 2,5 mm a 4 cm o más. La medida del tablero es de 244 x 122 cm. Suele ser de color marrón medio-oscuro y es un tablero barato.

AGLOMERADO SIN CUBRIR

Es un tablero fabricado con pequeñas virutas de madera encoladas a presión y sin ningún acabado posterior.

Existen principalmente tres tipos de aglomerado según su fabricación: de una capa, de densidad graduada y de tres capas. En el de una capa las virutas son de tamaño semejante y están distribuidas de manera uniforme, resultando una superficie relativamente basta por lo que no admite bien ningún acabado. El de densidad graduada tiene virutas muy finas en las superficies y más bastas en el núcleo siguiendo una transición uniforme. Su superficie es más suave y permite ciertos acabados. El de tres capas tiene el núcleo formado por virutas dispuestas entre dos capas exteriores de partículas muy finas de alta densidad y con alta proporción de resina, lo que da lugar a una superficie muy suave y apta para recibir la mayor parte de los acabados y recubrimientos.

Suele ser de color marrón claro moteado y sus cantos son más bastos que la superficie (aglomerado de tres capas). Como consecuencia, los cantos no admiten bien el fresado ni el pintado. Sin embargo su superficie se puede pintar sin problema y admite perfectamente ser chapada o plastificada.

AGLOMERADO PLASTIFICADO

Es un aglomerado (de 3 capas) que recibe en sus caras un recubrimiento de melamina (es un tipo de plástico) en colores lisos o de imitación de maderas, granitos, etc. Durante el plastificado se produce la polimerización de la melamina introduciéndose en los poros del tablero y proporcionando un agarre perfecto. La melamina es una barrera contra la humedad, el vapor, los agentes químicos, la erosión y el rayado.

Las imitaciones de madera de la melamina son cada vez más perfectas, pues actualmente se utilizan para su fabricación fotos reales de maderas transformadas mediante programas de ordenador, y en algunos casos es difícil distinguirla de una madera barnizada, sobre todo para un profano en la materia. La melamina puede ser lisa, con acabado poro o catedral, o con acabado lluvia. El acabado poro o catedral  consiste en grabar suavemente la veta de la madera para que sea perceptible a la vista y al tacto. El acabado lluvia es un grabado de pequeñas rayitas a modo de lluvia. El grosor de la melamina determina la calidad del tablero.

Durante el proceso de fabricación se produce la polimeración de la melamina, introduciéndose ésta en el tablero, proporcionando un agarre perfecto. También debido a la polimeración de la melamina, se provoca que ésta fluya en la superficie, proporcionando un cerramiento y un acabado excelente. Debido a estos procesos, el tablero de melamina adquiere unas características propias, que lo hacen más resistente a la acción de agentes externos como el vapor de agua, los agentes químicos, la erosión, el rayado, las altas temperaturas, etc.

No admite ningún tipo de acabado y es necesario rematar los cantos vistos con cinta de cantear o moldura en la BASS SYSTEM Doble. Se limpia con un trapo húmedo y jabón neutro. Es el que le recomendamos ya que es un tablero barato y decorativo con varias posibilidades de acabados.

AGLOMERADO CHAPADO

Es un aglomerado (de tres capas) al que se le ha pegado en sus caras chapa de madera natural.

Viene ya lijado para permitir darle el acabado directamente, aunque siempre conviene pasarle antes una lana de acero 00 ó 000 en el sentido de la veta. Se puede teñir, barnizar, encerar, pintar y lacar. Los cantos vistos hay que rematarlos con cinta de cantear o moldura. No es un tablero muy barato y su precio es muy variable dependiendo del tipo de madera usada en la chapa. Se comercializa en los mismos grosores que el resto.

CONTRACHAPADO  

Existen diferentes tipos de contrachapados según los diferentes usos y en función de la especie de madera utilizada, el tipo de encolado y la calidad de las chapas. La construcción de todos ellos se basa en la superposición de placas o chapas estructurales de madera alternando el sentido de la fibra y pegadas entre sí. Deben ser simétricos con respecto a la placa o placas centrales (alma). Esta disposición alterna de las fibras (en ángulo recto) es lo que le da una gran estabilidad dimensional, una gran resistencia al alabeo y una no dirección natural de ruptura. Existe también el contrachapado al hilo (las fibras de cada chapa van en la misma dirección) que se utiliza principalmente como sustitutivo de la madera maciza en los laterales de cajones.

La calidad de un contrachapado viene dada por la calidad de sus chapas y el tipo de adhesivo empleado en su fabricación. Existen las siguientes clases de contrachapado:

  1. Contrachapado de interior. Sirve para aplicaciones de interior no estructurales y normalmente tiene una cara de mayor calidad que la otra.
  2. Contrachapado de exterior. Los hay para exposición total o parcial al exterior y sirve para aplicaciones no estructurales.
  3. Contrachapado náutico. Es un contrachapado estructural de alta calidad con las dos caras de calidad fabricado principalmente para usos náuticos. 4.- Contrachapado estructural. Está indicado para usos industriales en los que la resistencia y durabilidad son las características primordiales. Las caras suelen ser de peor calidad.

También encontraran en los almacenes de madera o bricolaje contrachapados de 4mm con una de sus caras con chapa de pino, sapely, haya o roble. Actualmente estos tableros se están haciendo de MDF chapado para que se tuerzan menos.

El contrachapado de interior es un tablero muy ligero y no es muy barato debido a su proceso de fabricación. Sus principales usos son la carpintería de interior, traseras y fondos de cajones en muebles de calidad, marquetería, maquetas, manualidades, armazones y embalajes. También puede servir para el forrado decorativo de paredes e interiores de armario.

2 thoughts on “Tableros que se pueden utilizar en nuestras Mamparas”

Deja un comentario